Otros idiomas/ Other languages

lunes, 14 de octubre de 2013

Las riadas en Peñaflor

Peñaflor, desde tiempo imemorial, ha sido un pueblo dependiente de la riqueza del río Guadalquivir, encontrándose en la segunda tierra más fértil de la tierra tras la cuenca del Nilo, en Egipto. Sin embargo, como ocurre en aquel pais, la naturaleza igual que da, quita, y el río y sus afluentes han tenido en ocasiones un siniestro protagonismo.
Peñaflor ha sufrido diversas crecidas desmesuradas del río, más aún con la construcción de embalses y con la manipulación de los cauces.
Famosa es para su historia la riada de 1963 que hizo que el río se adentrara en las calles del pueblo y finalmente, hiciera que el propio cauce cambiase, dejando sin electricidad a la fábrica de harinas y al propio pueblo al no abastecer a la aceña.
En 1989, la cosa fue bien distinta, y el peligro vino por el inesperado arroyo de Las Moreras que, alimentado por las torrenciales lluvias de otoño ytaponado su cauce con la maleza, se desbordó, inundando un tercio del pueblo y por suerte, no se llevó a nadie aquella noche, aunque sí fueron daños materiales valorados en millones de pesetas.

Dos imágenes del río Guadalquivir a su paso por peñaflor del domingo 17 de febrero de 1963.

Peñaflor ha servido de aviso de las fuerte crecidas del río a su paso por la provincia de Sevilla. En lo que nosotros llamamos "el metro" un panel de medida anuncia, llegados un límite, que Sevilla capital está en peligro de inundación, como la ocurrida llamada Riada del Tamarguillo, recordada con horror entre los sevillanos.




Sin duda, fue impactante ver la tragedia tan cerca. Tras la riada de 1989 por causa del Arroyo de las Moreras se hicieron obras para evitar futuras catástrofes, como en el puente de los cinco ojos que fue ensanchado para acoger mayor caudal.

Impresionantes fragmentos de aquella riada de 1989.

No hay comentarios:

Publicar un comentario