Otros idiomas/ Other languages

domingo, 20 de mayo de 2018

Una entrañable comilona

Cuando se juntan unos amigos frente a una mesa, la escusa es la comida para pasar un buen rato entre risas y anécdotas. Este es el caso de esta foto, que ocurrió un día de mediados de los 60's en el antiguo Cuartel de la Guardia Civil de Peñaflor.
En ella están, de izquierda a derecha: Manuel Linares, Machío (Guardia), Lara (Guardia), Jesús Mendoza (droguero), en el centro portando el perol está Márquez (también Guardia Civil), Ángel Benítez (Guardia), Polonio (el Cartero), Antonio Cano, Blas (El Zapatero), Francisco Villarino (Chico Minini) y Antonio Riejos (el Porrito).  

Una comida de colonos

Cedida por Antonio Benítez, hijo del G. C. Ángel Benítez, en esta foto de los 60's puede verse una alegre reunión en torno a una comida celebrada en el poblado de La Vereda. El lugar es en la parte trasera de una de sus características viviendas de colonos. Seguramente en alguna celebración como una comunión o bautizo pues al estar mi tío Juan Parra, quizá fuese por estar asistiendo como monaguillo de Don José (El Cura).
Están, de derecha a izquierda: Pedro Pérez, Cristóbal Bajo, Vázquez, Pepe Sánchez, Pepe Linares, Pedro Pérez(nieto de Pedro), Juan Quesada, Alfonso Vázquez, (hijo de Vázquez), Juan Parra de niño, Ángel Brnitez (Guardia Civil), Antonio Sánchez (hermano de Pepe) entre otros.

sábado, 12 de mayo de 2018

La Vereda: Patrimonio arquitectónico

Hoy estamos inmerso en las fiestas de San Isidro en Peñaflor en honor a este patrón labrador de nuestros pueblos de colonos, Vegas de Almenara (Las Teresas) y La Vereda. Por ello os traigo curiosidades y una gran reflexión sobre uno de ellos:
La Vereda es una de nuestras dos pedanías, pueblo de colonización construidos por el Intituto Nacional de Colonización (I.N.C.) con el proyecto arquitectónico de José Luis Fernández del Amo y Moreno (web con sus proyectos). El Plan General de colonización se aprobó en 1955 y el proyecto de pueblo se concluyó en 1963.
Fue diseñado a modo de cortijada en la finca denominada Cabeza del Pino, en el sector IV de la Zona Regable del Bembezar. Se concluyó principios de los 60's al igual que el otro poblamiento de Vegas de Almenara. Respecto a este último, la Vereda, posiblemente al estar más lejos del núcleo urbano de Peñaflor o por ser de menor dimensión, ha ido en dacadencia tanto en servicios como poblacional, con un pequeño repunte en los últimos años con nuevas ocupaciones o el turismo rural.

Hoy os traigo más que una entrada una reflexión, plasmada en otro blog que descubrí recientemente, donde un grupo de arquitectos plantea la modernización y repoblación de este pueblo de colonización. Es un auténtico desconocido patrimonio arquitectónico para nosotros, pero sí (y mucho) para los estudiosos de la materia por su singularidad y técnica de construcción. 
El Blog es llamado "Intervención en el Patrimonio (Poblados de Colonización)" se trata la Vereda en varias entradas, entre otros muchos proyectos. Os traigo algunas etradas interesante y os invito a profundizar:



Haz click para ver el blog "Intervención en el Patrimonio"

La autora Cristina Blázquez Pino nos ofrece imágenes reveladoras sobre la evolución histórica de este poblamiento desde fotos aéreas.







Fotos a la conclusión de la construcción de La Vereda del propio arquitecto J. L. Fernández del Amo.


Normas subsidiarias de planeamiento de Peñaflor

Plano de alteraciones en el proyecto de construcción original. En colores desde no alteradas, poco, bastante, muy alterada, hasta nuevas construcciones.

Curioso esquema de la autora "Laura" sobre un posible crecimiento del poblado ideal, respetando y aumentando la configuración del proyecto de su arquitecto.

En otro análisis de José Manuel Olmedo se escribe:

La Vereda. Fernández del Amo. 1963.


Si se visita La Vereda, la sensación inicial es reconfortante. Despues de la visita a Miraelrío (Pueblo del mismo arquitecto Fernández del Amo de mayor prpoporción) agrada ver que el pueblo se mantiene vivo y cuidado gracias a una población notable y nada envejecida.

El primer análisis visual deja ver lo esperado en la mayoría de pueblos de colonización: parches de solados y alicatados, rejas modernas y dispares, máquinas refrigerantes... Sin embargo tras todo este enmascaramiento la vivienda proyectada por Fernández del Amo se mantiene casi intacta, la volumetría original esta presente en la mayoría, solo alterada mediante cerramiento de algunos patios y modificaciones de huecos de puertas y ventanas. Incluso el uso partido de la tipología vivienda/labores agrícolas se mantiene en muchas de ellas.

Sin embargo, en la última década el pueblo ha acogido a familias en los edificios de carácter público, lo que a producido transformaciones catastróficas para la conservación patrimonial. El espacio y equipamiento público ha desaparecido. Los edificios administrativos y todo el sistema porticado de la plaza norte y entre viviendas de colonos han servido como estructura para la construcción de vivienda. Incluso la iglesia ha sido demolida para tal fin, quedando actualmente solo su campanario. Las viviendas de comerciante, maestro y funcionarios también se han apoderado del espacio retranqueado en planta baja aunque aún lo mantienen abierto. 

La pérdida de un volumen tan simbólico como la iglesia y el potencial de relaciones humanas que el recorrido cubierto y continuo otorgaba, nos da razón para reivindicar el papel del arquitecto en la intervención sobre lo preexistente.









sábado, 5 de mayo de 2018

Señorita, póngame con "fulanito"

Esta era la cantinela que se escuchaba a través del cable del teléfono de los pocos que había dispersos por nuestro pueblo a principios de los 60's. Toda una odisea conseguir contactar con alguno de los afortunados que poseían uno propio o con alguien que vivía cerca de un teléfono, divino tesoro. Por supuesto los conferenciantes sabían que en medio del hilo telefónico permanecía muchas veces la señorita de la centralita que los enlazaba. La central telefónica estuvo en la calle del Río (Concepción Ruiz) donde hoy está la casa de Antonio González "Camisuela". Más tarde pasó a estar en la calle paralela, Portillo Calero (Luego Antonio Machado y hoy M. María Purísima) en la casa de Pepe Lizana y Anita Gamero, quien era la operadora de centralita y que aún hoy vive ahí.
Como curiosidad hallé hace poco un revelador documento de los primeros teléfonos existentes en Peñaflor en una pequeña guía telefónica:
Hay muchas curiosidades dentro de sus datos, como los habitantes de nuestro pueblo por entonces, el cine, la fábrica, la Mina "Agrupación de Peñaflor Cobre"... la mayoría comerciantes y empresarios.
Más tarde, en 1974, se ampliarían las lineas telefónicas en Peñaflor hasta las 700 con la nueva central telefónica automática.


Para saber más sobre la llegada del teléfono y el telégrafo en Peñaflor pincha sobre el siguiente enlace: Llega el teléfono a Peñaflor

domingo, 29 de abril de 2018

El Fútbol de Peñaflor: A un paso de volver a hacer historia

Precisamente hoy 29 de abril a las 12:00 se da cita el fútbol de Peñaflor de nuevo con la historia. Están a un paso de rubricar un buen trabajo que se está viendo durante las últimas temporadas en un ascenso muy merecido. Tanto por juego como por resultados, este equipo del C. D. Peñaflor llega al final de la temporada pletórico de fuerzas y motivación.
Mucha de la culpa la tiene el ambiente que se vive dentro y fuera del vestuario de este equipo que, como ya hablábamos en otras entradas futboleras del blog, es importante sentirse como una gran familia y así lo son.
Hoy os traigo una retrospectiva de otros hitos que vivieron otros equipos de Peñaflor pero con el mismo tesón puesto en su objetivo.
Desde este blog quiero dar la enhorabuena a todos lo que hacen posible esta alegría deportiva para el fútbol de nuestro pueblo. ¡Gracias a todos!

Una de las primeras fotos que se conservan del fútbol de Peñaflor 1932. Inicios de la historia futbolística en nuestro pueblo. Foto aportada por Manuel Genicio Muñoz.
Esta es la primera alineación que se conserva gracias a la memoria de algunos de los que asistieron a aquella primera época de nuestro fútbol y la hicieron posible. Muchos coinciden con los peñaflorenses que aparecen en la primera foto.

Este recorte de prensa del Diario ABC de diciembre de 1979 nos habla de los datos del primer equipo federado de nuestro pueblo "Peñaflor C. F." donde nos dice dónde se encontraba nuestro estadio, en "Las Teresas", el color de nuestra camiseta y nos especifica la alineación de aquel entonces. Curiosamente en ella aparece como jugador "Titi", padre de dos de los jugadores actuales de nuestro club, José Manuel y Manuel Jesús Martín Fernández.

Recorte del diario ABC de marzo de 1979 con la alineación de la época y tratando el tema económico del club.

Toda la fuerza para nuestro equipo en este vídeo de reconocimiento para sus componentes:


Poster de la campaña #juntosporunsueño de motivación y reconocimiento al club y su afición.

Foto de equipo de un día en el estadio del C. D. Peñaflor en 2018.
La foto lo dice todo. alegría partido tras partido esta temporada cargada de éxitos en todos los estadios donde van y en el nuestro. solo hay que mirar la clasificación y todo sus datos:

 Aquí los artífices de esta merecida azaña. Datos ofrecidos por la Federación Andaluza de Fútbol.
Otra foto para el recuerdo de una brillante temporada. Siempre juntos, siempre con hambre de victoria.

Una alineación tipo del 4 de noviembre de 2017 en esta temporada 2017/2018.

Ahora toca disfrutar del trabajo bien hecho y del éxito de los guerreros. ¡Vamos equipo!

domingo, 22 de abril de 2018

El oficio de Calero: Historia extinta

Los oficios están desapareciendo en favor de la producción en cadena, más barata y práctica, pero irremediablemente más dañina con los recursos y el medio ambiente. Oficios como el de carbonero, piconero o calero podían verse por nuestra sierra, sobre todo en aquellos años lluviosos en los que era casi el único sustento de muchas familias. Luego traían al pueblo la producción de carbón, picón y cal en los serones de sus borriquillos, pregonando por las calles.
Era el son de otra época que ya se fue, pero que aún muchos recordamos, junto con objetos como los lebrillos, las copas de picón, las enjugaderas o hugaderas, la escoba de palma o la escobilla para blanquear, el trillo, el viergo y muchos otros...
En Peñaflor, el oficio de calero se desarrolló en nuestra cercana sierra y se pueden aún ver caleras en la finca Almenara y El Turuñuelo.
Foto de Rosa Martínez, mujer de "Segundo el de la Gasolinera", sentada a la izquierda y al fondo una calera muy bien conservada. Parece ser la existente en el Turuñuelo.

Uno de los últimos caleros de Peñaflor, Ramón, junto a una de las caleras que utilizaba.

Calera típica de Almenara. Foto de Rafael Velasco Riejos en la web Conoce tus Fuentes.

¿Por qué se dio este oficio de forma tan fructífera en el entorno de Peñaflor?
Por la cercanía del recurso de la piedra caliza, un bien procedente de su formación hace millones de años en nuestras tierras, cuando nuestra zona estaba bajo el mar que se extendía por aquí, al que llaman el mar de Tetis. En este tipo de rocas y en las areniscas, más cerca del casco urbano, puede encontrarse fósiles de animales marinos, dientes de tiburón, conchas marinas, y otros animales e incluso huesos de cetáceos.
Aquí una representación de la geología de Peñaflor. En verde la roca caliza y en amarillo las areniscas.
En colores los periodos de formación geológica.

Abajo el casco urbano. En morado punteado rocas aluviales propias del valle del Guadalquivir, en amarillo las areniscas y en verde las calizas.


Guía elaborada por los alumnos de Tercer Ciclo del C.R.A. Extremadura.

Estampa típica que se podía ver por las calles de nuestro pueblo hace unas décadas. Foto del Ayuntamiento de Orgaz "El día del Calero" de 13 de junio de 2008.




domingo, 15 de abril de 2018

Sonidos de pueblo: La guitarra de Telesforo Carrera

A veces el tiempo se para e incluso empieza a dar marcha atrás con el olor de un perfume, el sabor de una comida o el sonido de una canción que nos traslada en un instante a aquel momento especial que permanecía bajo el polvo del tiempo. Ese genuino sonido es el que os trasladará hoy a aquellos años en que se escuchaban las cuerdas de la guitarra de Pepe Loreto, el quejío de Juan Cruz Rueda o los sones de las clases de guitarra de Telesforo Carrera.
 Hoy dedicamos la entrada a este hombre por el que pasaron tantos cucos que quisieron aprender a tocar el bello instrumento de torneadas formas. Ese tan de nuestra tierra que despierta las pasiones y consigue sacarnos una lágrima cuando estamos lejos de estos lares. De ello era todo un maestro Telesforo.
Hoy podemos encontrar algunas de sus fotos en el bar que regentó su familia y aún hoy lo sigue regentando uno de ellos, los Carrera y el Bar Central.
En una foto mítica en nuestro pueblo, Telesforo Carrera con su guitarra, mientras hacía vibrar sus cuerdas con aquellos sones de antaño. 
Angel Bello de pie y Telesforo Carrera en la puerta del Bar Central
En la puerta se pueden ver entre otros jóvenes a Eduardo Naranjo, y sentados a Pepe Carrera, Telesforo Carrera leyendo el periódico y Bravo.
En el homenaje del querido maestro D. Ramón Marín, en la puerta del central junto a muchos de sus alumnos está Telesforo Carrera el primero por arriba a la derecha.

Tan grande fue la sombra de este guitarrista en Peñaflor que el propio cantaor y compositor Juan Cruz Rueda, en su libro "Cantares de Sangre" le dedica unas letras en forma de Milonga:
I
Murió mi amigo Telesforo
a Peñaflor se le ha roto el alma
guitarrista de propio estilo
y andaluz de recia estampa.
II
Tocaor de nacimiento
no le atraían los aplausos
ni con la gloria soñaba
él vivía a su manera
sin que nada le importara.
III
Desarrapado en su forma
con andaluza nostalgia
pasaba noches enteras
acariciando su sonata.
IV
Cuando le ofrecían dinero
porque a alguien acompañara
con orgullo desdén
el maestro contestaba....

(Recitado)
Mi toque no tiene precio
ni yo necesito nada
por eso no tuvo nombre
ni en sus tristes madrugadas
que se marchó para siempre
y callaron las guitarras
y lloraron los poetas
y voces acongojada
aclamaban por las calles
si no lo escuchó no sabe nada
porque no nacerá otro
que haga estremecer el alma
eran cien generaciones
tocando en una guitarra
que se apagó para siempre
dejando una estela amarga.

Que en el día de su entierro
cuatro sombras fantasmales
iban siguiendo el cortejo
Pepe Cova, Carlos Almedo
el Niño de la Huerta
y José Rueda, mi abuelo.

Una simbólica llave
de rubíes pa el maestro
que enteraron en su tumba
y suspirando se fueron.

Para muestra os dejo un vídeo didáctico con tabletura de milonga. Un bello toque de guitarra que nos llevará a aquel lugar y aquel momento.

domingo, 8 de abril de 2018

El buen comer, todo un ritual

Un grupo de amigos, la familia, gente que hacía tiempo no veías... ellos son el ingrediente secreto para que la comida se convierta en toda una fiesta para los sentidos. Cuanto más para los recuerdos...
Todos rememoraréis alguna comida especial en algún momento especial: navidades, bodas, bautizos... o simplemente una comida en el campo de esas que tanto nos gustan a los cucos y cucas.
Hoy os traigo unas fotos cargadas de sentimiento donde amigos y comida campera nos dejarán un buen sabor de boca:
En la huerta de Mariquita Jesús, a principios de los 60's están en una comida de buenos amigos. Esta foto que nos regala Cristóbal Bajo es muy entrañable. Nos cuenta que se llevaban el picú para oir música y echar unas risas mientras comían. Están: Enrique García, Juan Cruz, Antonio Linares "El Polo", Cristóbal Bajo, Leocadio García, El padre de Manolito y marido de Mariquita Jesús, con el búcaro Antonio "El de los muertos", Pepe Carranza "Espárrago", arriba de Pepe está Pérez "El Barquero" y Manolito García, también Arévalo y Pepe Cruz "El Conde" empinando la bota de vino.

En una comida en la finca Almenara están: Francisco Álvarez "El fotógrafo", Pedro "El de Almenara", Diego Rodríguez y Manolo Rodríguez "Ruana", padre de Victor (actual Bar "el Rincón de Murillo").

Todos recordaréis aquello de "cuchará y paso atrás" que tanto se escuchaba en las comidas camperas. ¿Qué momento hay más de amistad que comer de un mismo plato?




domingo, 1 de abril de 2018

Semana Santa: "Exaltado silencio".

De nuevo estas fechas en las que las pasiones se exaltan con el olor a incienso y azahar, en un cóctel de sentimientos que solo en el sur se entiende. Lo barroco, la "exaltada austeridad", el gemido de la saeta en su lucha entre la melancolía y la alegría de expresar la devoción. Todo eso junto forma el sentir de nuestra Semana Santa. Sobria y a la vez recargada, "clamoroso silencio" y "silenciosos exaltados" penitentes.
Aquí una de miles estampas de nuestra Semana Santa que es una de las tradiciones que mejor ve pasar el tiempo sin inmutarse.
A principios de los 60's en procesión por la calle largo a la salida de la plaza de España. Bajo Ntro. Padre Jesús Nazareno: A la izquierda está Antonio León "El municipal", el monaguillo Francisco Lopera, apoyado en el paso Enrique Cruz, "Chica" (Hermano de Matilde) y el Guardia Civil Ángel Benítez Delgado entre otros.

domingo, 25 de marzo de 2018

Aquellos momentos entre amigos

Para mostraros estas fotos me remito al ambiente que se vivía en "la pandilla" en diferentes situaciones, como en la Romería y Feria, el día de Todos los Santos o la Semana Santa, a parte de los días de paseos por la calle largo, de camino al Cine...
Esa es la esencia del buen ambiente que en esta ocasión se traslada a la afición deportiva por excelencia: El fútbol. Y es que se "de buena tinta" que para que un equipo llegue al éxito hay que empezar por ahí: Por la unión y la motivación desde dentro. Porque un equipo que se siente como la familia puede lograr cualquier cosa que se proponga. Me remito a la exitosa situación actual del equipo de fútbol de nuestro pueblo en categoría Senior, entre otros.
7 de mayo de 1978 en El Ronquillo. Peñaflor arrasa con un 1-5 en un ambiente de equipo y afición insuperable. Aquí en un momento del viaje están: Mata, Manolete, Rafael Andares, Manolo Carranza, al fondo "El Lobo", Juan Parra, Mari Carmen Meléndez, Lorenzo Parra, Antonio Rosa León, Salvador Polonio, José Caro, Lolita álvarez. abajo Antonio "El Pala"Dionisio García, Rafalín Carranza, Paco Sepúlveda y Fernando Cruz.

Un día en el que demostrar convivencia y buen ambiente es en los encuentros entre juveniles y veteranos. Aquí el día de Andalucía de 1986, para inaugurar el campo de fútbol de Peñaflor están juntos 
arriba: Lorenzo Parra, Fernando Cruz, Alvarito, Antoñuelo Parra, Moisés Ruiz, Antonio Fuentes, Manuel García, Antonio Rosa León, J. Luis Parra, Pepe Toribio y Antonio Ufarte.
Abajo: Rafael Carranza, Lázaro Aguirre, Luis Triguero, Francisco Lopera, Manuel García, Manuel Antúnez, Lorenzo Lopera "Mocho", Andrés Rodríguez, José Benavides y Manuel García "Foingue" 
Se dio el caso que en este partido ganaron los veteranos por 5 a 1 al equipo titular.