sábado, 31 de mayo de 2014

Mi ABUELO: Fuente de sabiduría

Cuántas y cuántas letras podríamos escribir sobre la figura de los abuelos... esos que ahora tienen tiempo de ejercer como otros padres que antes no pudieron y son tan necesarios hoy.
Pero en esta entrada me paro a resaltar la importancia que tiene su reconocimiento y la escucha de sus pensamientos, fuente de reflexión pero sobre todo de experiencias y sabiduría.
Disfruto cada momento que puedo sentarme junto a él, admirándolo, escuchándolo, adorándolo y cada día de mis 29 años me ha sorprendido y casi todos, me ha enseñado algo.

 Con poco más de 18 años junto a mi abuela Balbina un día de Paseo por la Feria. Años 40s.
Foto de su paso por el servicio militar

Foto de los 50s de mi abuelo, Lorenzo Parra Moreno. Tremendo parecido con mi padre, Lorenzo Parra Fernández.

Un paseo junto a mi abuela Balbina cruzando el arco de la feria de La Puebla, pueblo natal de sus padres.

Una foto que resume muchos años de trabajo en distintos cortijos y fincas maquineando y rrealizando labores del campo con el tractor. Se jubiló encima de uno de ellos en el Cortijo de "La Carrera".

En este paseo que hemos dado últimamente. La figura de la sabiduría.

Una foto que me encanta. Mi abuelo junto a mi hermana y a mí, en su casa. 1989.

En esta última ocasión, dando uno de esos paseos que hacía tiempo que no teníamos, le vino a la mente una coplilla de su paso, con tan solo 17 años por el cortijo de Mirasiviene (ahora tiene 85) en los 40s.
(Ya os iré desglosando un poco estas miles de tardes escuchando trazos de su apasionante vida.)
El caso es que esta coplilla que os traigo es muy curiosa y además, historia viva de nuestros lares. habla de la idiosincrasia de aquella España. Dice así:

“Cortijo de Mirasiviene,
Propiedad de los González:
Se admiten trabajadores
De todas las nacionalidades.”

Al Capitán Coronel,
Al comandante “Enagüillas”
Y al Jefe de Brigada que era Luis “Polvorilla”
Por la mañana temprano
Cuando Dios nos manda el alba
Se levanta “Polvorilla”
A dar el toque de diana.
Se dirige al personal:
Unos van a “El Castillejo”
Y a otros los mandan al lagar,
A otros a la haza Elena
Y a los zagales con Pascual.
A las diez de la mañana
Se presenta Don Eugenio
Con su coche de visera
Y su caballo romero.
Se dirige a la besana
Para ver a los extranjeros:
-¿Tú a qué grupo perteneces,
A regulares o al tercio?
Se levanta un mozalbete
Con mucha capacidad
Diciendo:
-¡Aquí se trabaja mucho
Y no se conoce el pan!

Pero esto es solo una ola en el mar de anécdotas y enseñanzas que algún día os mostraré, porque merece la pena ser conservadas.
Qué mejor manera de dar gratitud a alguien que quieres que homenajearlo, ahora que aún podemos disfrutar junto a él. Gracias ABUELO (con mayúsculas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario