lunes, 7 de septiembre de 2015

Peñaflor de Leyenda

Si algo hace que la historia perdure son las Leyendas. En ellas, van pasando de generación en generación de forma oral muchos datos y acontecimientos que con el tiempo se convierten en mitos. A partir de ahora, cuando busquéis la etiqueta "leyenda" en nuestro blog, podréis encontrar las que forman el ideario de nuestro pueblo.
Comencemos por na leyenda que llevaba tiempo buscando, y que por fin ella me encontró a mí:

La leyenda de la princesa Alhima de Almenara

Sarthou C. en su libro “Castillos de España”, recoge una inverosímil leyenda popular sobre este castillo, tejida a propósito de una galería pendiente que había cerca del muro de poniente y que a una profundidad de 15 metros terminaba en una estancia con puerta de hierro que impresiona a los visitantes incrédulos.

"Cuéntase que un capitán que ayudaba al rey Santo en la reconquista de Sevilla, se apoderó de una bella mora hija de un caudillo árabe: La encantadora Alhima, se prendó de Don Gonzalo el raptor, que era el defensor de este castillo recientemente tomado a los árabes, y en él puso a buen recaudo a su amada presa. El padre de ella loco de furor por la deshonra, reunió las huestes de numerosos guerreros, y al frente de ellas atacó, como un huracán, la fortaleza. La lucha fué terrible, el águila cristiana bajó de la altura para ensangrentarse contra las huestes mahometanas. Sobre montones de cadáveres se encuentran frente a frente el moro ofendido y el cristiano enamorado, que se arremeten con furia, hiriéndose mutuamente; pero en lo alto del Castillo aparece la figura de Alhima, pálida y llorosa con su despeinada cabellera mecida al viento. 

Al ver el loco desafío, baja a interponerse entre ambos contendientes, ofreciendo al padre, su vida en holocausto de la de su amante; el padre la mata y Gonzalo mata al parricida, desapareciendo luego por esta mina como tragado por la tierra".


Esta leyenda la escribió también Bisso a mediados del pasado siglo, en que el castillo estaría mejor conservado, y quedasen restos del pasadizo y puerta de hierro, que pudieron comunicar el recinto de la fortaleza con la cueva anteriormente descrita.
Representación del Castillo de Almenara en un mapa del término de Peñaflor del 28 de febrero de 1628.
Representación del Castillo de almenara en un tapiz que representa esta villa independiente de 1752.


No hay comentarios:

Publicar un comentario