Otros idiomas/ Other languages

domingo, 16 de septiembre de 2018

La Cooperativa del pan de Peñaflor

Ya hablamos hace tiempo sobre la tradición panadera de Peñaflor, afamada por su forma artesanal de elaboración y el sabor inconfundible del pan de pueblo.
Mucho se habla hoy de la calidad del pan industrial y los beneficios que tenía el pan de leña que, a parte de ser mucho más saludable, su proceso de fermentación era mucho más lento y con él su conservación. Se podía comer varios días después y eso era fundamental para los trabajadores del campo, los cortijos y las propias casas de los trabajadores.
Pues en Peñaflor hubo y hay buenos panaderos como Rosenda y Jose Luis y Paco "Pan de Rosenda", Eduardo y Antonio González "El Trillo", Juan Bautista Riejos "El Conejo", Antonio Gálvez "El Pollito"... que con el tiempo derivaron en una panificadora común en forma de cooperativa que los modernizó definitivamente.
Aquí os traigo alguna de las fotos que demuestran el buen ambiente y buen hacer de sus trabajadores de aquella época en los años 60's:
En esta espectacular estampa los panaderos de Peñaflor trabajan mano a mano en la cooperativa. Podemos ver a Antonio Peligro, Antonio González "Trillo" y Eduardo González "Trillo", Antonio Mallén "Pollito" y Antonio Gálvez, Manuel López "Jarapo", Román Ortiz "de la Morería", entre otros. 

Aquí Juan Recio esperando que saliera el pan del horno, mientras Manuel López Doblado sostiene una barras de pan para meterlas al horno y Antonio Peligro maneja la pala para sacar el pan del fondo. Bastante faena tienen en las estanterías repletas de panes elaborados por sus manos dispuestos a ser dorados a fuego lento.


Con un mulo repartían el pan los más jóvenes por las calles y cortijos. Aquí están Manuel López Doblado abajo y Macedonio López sobre el animal.
Gracias a Toñi Vivas por cedernos estas impagables imágenes para que todos podamos volver a recordar aquel embriagador olor del pan de obrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario