domingo, 3 de junio de 2012

Al pasar la barca me dijo el barquero...

Era precioso ver en el pasado como el río era limpio, lleno de riqueza... y en sus aguas las barcas lo atravesaban incontables veces, uniendo, como debería ser hoy, las tierras de poblaciones tan cercanas y a la vez lejos, de El Calonge y Peñaflor.
La historia del las barcas en Peñaflor está unida a la familia Durán, conocida aquí como "Los Barqueros", aunque su trabajo era coetáneo del de la barca de Anacleto.
Estas barcas de pequeño calado transportaban personas a un lado y otro del río para trabajar, pasear... pero llegó un punto en que se hizo necesario la construcción de una barca mayor para el transporte de mercancias pesadas y sobre todo de vehículos, tractores y pequeña maquinaria, así que una asociación de Peñaflor que realizaba dicho trayectoa menudo le propuso a Durán utilizar esta nueva embarcación de metal, sujeta por un resistente cable que la conducía. Era la barca Virgen de Villadiego. Anacleto dejaría su puesto y lo ocupó Adolfo "El Casco" construyendo una barca que aprovechaba la corriente del arroyo de las Moreras para cruzar el río Guadalquivir.
Mas tarde solo quedó Durán, con su barca grande, que al hacerse parcelista la dejó a Juan Pedro.
Una riada arrastró esta barca hasta perderla, encontrándola río abajo entre Lora y Alcolea. La trajeron y seguiría por un tiempo, hasta que fue comprada para realizar el trayecto Alcolea-Guadajoz. Actualmente se creía que era la que podemos ver en la glorieta al pasar por la travesía de Alcolea, llamada Virgen del Rosario, aunque nos dice el último de aquellos barqueros que aún vive que no es la mítica barca de Peñaflor.
Rosa Martínez y unas amigas cruzando el río en la barca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario